Abrecartas promocionales

Regala el clasicismo de un abrecartas personalizado a tus clientes

¡Qué ilusión cada vez que recibo una carta en casa! Menos las que vienen del banco, claro. Subo las escaleras, cojo mi abrecartas personalizado y ¡ras!, a ver qué me cuentan esta vez. Que no se pierda nunca el encanto de abrir una carta.

Abrecartas personalizados con tu logotipo en el escritorio de tus clientes

Mis padres me contaban de pequeño cómo habían mantenido su noviazgo durante unos años a través de las cartas. ¡Cuánto tenemos que agradecerle muchos de nosotros a este sistema! Sobre todo en un momento de nuestras vidas en el que la tecnología parece acabar con la nostalgia.

Aunque el email le lleva robando protagonismo desde hace ya unos años, lo cierto es que en muchos hogares y oficinas se sigue utilizando el abrecartas. Un artículo publicitario muy práctico y que tal vez muchos jóvenes ni identificarán. Pero sí, quizás algunos de ellos estén hoy aquí precisamente gracias a las cartas, quién sabe.

Un regalo de empresa elegante y con encanto

El abrecartas personalizado es un regalo de empresa muy original y elegante. Es sencillo, tradicional, pero con un toque de encanto que seducirá a tus clientes. Los diseños actuales de los abrecartas para publicidad son para todos los gustos, desde los más informales y llamativos a los más clásicos y de aspecto chic.

Un gadget de oficina ideal para abrir las cartas que llegan a casa o al trabajo de manera profesional y sin complicaciones. Porque o yo seré muy torpe, pero hay algunas cartas que tienen cierto riesgo al abrirlas, ¿eh?

Los regalos promocionales clásicos son toda una garantía de éxito, independientemente de su uso. Es cierto que quizás no tengan el grado de visibilidad de otros con los que puedes salir a la calle, pero sí que poseen ese carácter genuino y de clase con el que estarás dando un toque de distinción a tu marca.

Además, algunos de estos abrecartas personalizados promocionales se presentan en un estuche como envoltorio de regalo. Por lo que a su carácter funcional y práctico, se le añade ese toque diferenciador, elegante y clásico del que te venimos hablando.

Abrecartas personalizados para todos los gustos

También se podría pensar que a modo de publicidad un abrecartas no te va a suponer mucho, ¿verdad? Pues te equivocas. Los diseños de los abrecartas personalizados permiten insertar el logo o la imagen de la empresa muy fácilmente.

No vas a poder incluir mucha información, eso sí, pero sí que resaltará mucho más al tratarse de un regalo publicitario que todo el mundo cogerá por ser algo original y elegante. Imagínate la sensación que darás cuando abras delante de tus clientes una carta con un abrecartas personalizado. Hasta tiene su punto de glamour, ¿no?

Por cierto, ahora que lo recuerdo, el abrecartas promocional también puede usarse para rajar las páginas sin cortar de los libros. ¿No te ha pasado alguna vez que has comprado un libro y vienen algunas páginas pegadas? Mira, ahí tienes ya otro motivo para este regalo de empresa.

En definitiva, estamos frente a un regalo publicitario barato para cualquier empresa. Un abrecartas personalizado es reflejo de elegancia y orden, un pequeño objeto con encanto que a muchos nos trae muy buenos recuerdos.