Porta clips personalizados como soporte publicitario

Colocal en la mesa de tus clientes tus portaclips promocionales

Los porta clips personalizados son artículos que se utilizan con bastante frecuencia tanto en la oficina como en cualquier hogar. Un regalo de empresa muy práctico y original que resulta perfecto para insertar el logotipo de la compañía. La mejor manera sin duda de tener todos tus clips a buen recaudo.

Decídete por un dispensador de clips como regalo de empresa

¿Sabías que el origen de los clips se remonta allá por la segunda mitad del siglo XIX? Los documentos y papeles por aquella época se unían con alfileres rectos. Pero, claro, no solo quedaba el pequeño orificio en las hojas, sino que también corrías el riesgo de pincharte con el alfiler. Así fue como llegaron los primeros clips.

Porque a pesar de su siglo de existencia, nadie hasta ahora ha podido evitar que en alguna ocasión se le hayan desperdigado los clips por todas partes. Una vez que se te han caído al suelo o se han derramado por toda la mesa de trabajo, puede luego aparecer alguno al cabo de los días en los lugares más insospechados.

Es por esta razón por la que necesitas un dispensador de clips promocional. Un objeto que considerarás imprescindible, especialmente después de que se te hayan caído todos los clips por primera vez.

Porta clips para personalizar de diseños muy originales

Además de su carácter práctico, los porta clips publicitarios casi se puede decir que cumplen una función decorativa. Los originales diseños que podemos encontrar te llamarán mucho la atención.

Hay dispensadores de clips para personalizar con forma de corazón, porta clips limpiadores, tentetiesos que hacen la función de porta clips, etc. Esos que recuerdas como las típicas cajitas para guardar los clips ya quedaron atrás. Ahora tienes estos que quedan muy originales y divertidos sobre la mesa del escritorio.

Llaman tanto la atención que son ideales a modo de soporte publicitario. Sin ir más lejos, se pueden marcar fácilmente con el logotipo o la imagen de la empresa a promocionar. Por lo general, suelen regalarse en eventos, ferias y congresos relacionados con trabajos de oficina. Pero si eres un poco original, quizás incluso le puedas dar juego en otras situaciones, ya que se adaptan muy bien a cualquier evento.

Precisamente, podemos ver dispensadores de clips promocionales en el escritorio de cualquier lugar: un colegio, un restaurante, la recepción de un hotel, un taller de coches, etc. Un artículo muy útil e imprescindible para sujetar los papeles y las notas con las que trabajas.

Porta clips como regalo de empresa económico

Por otro lado, hay que destacar que los dispensadores de clips personalizados son uno de los regalos de empresa baratos más tradicionales. Su demanda radica precisamente no solo en el precio, sino en el impacto visual que producen a modo de campaña publicitaria.

Un porta clips es un artículo de oficina promocional que le vendrá muy bien a tus clientes y empleados. Con una pequeña inversión, vas a poder obtener un gran nivel de visibilidad de tu imagen.

Porque la clave de un regalo de empresa corporativo es que sea práctico, útil y efectivo. No se puede decir que en esta ocasión nos distingamos por la elegancia, pero sí por el toque simpático y de servicio de los dispensadores de clips publicitarios. Un regalo con el que acertarás.