Yoyós personalizables

Un yo-yo personalizado para regalar a los más nostálgicos

Existe una variedad de yoyós muy amplia y todos son personalizables. El yo-yó es un juego clásico, con valor sentimental añadido al valor en sí del producto. Si regalas un yoyó con tu marca a los clientes de tu empresa, ésta se verá inmediatamente formará parte de los sentimientos de quienes saquen a relucir su lado más juguetón.

¿Un yoyó como regalo de empresa? ¡Por supuesto!

Cuando nos disponemos a escoger el regalo publicitario perfecto para una determinado evento o celebración, una de las preocupaciones más frecuentes que nos asalta es si sabremos encontrar el artículo que mejor conjugue la practicidad, la durabilidad, el buen precio y por supuesto el efecto positivo en la mente de nuestros clientes al recibirlo. Pero en ocasiones todo es mucho más sencillo, porque buscamos algo que les arranque una sonrisa, conseguir que aflore su lado más infantil en este mundo cada vez más serio. Un juguete es el regalo promocional ideal para estas situaciones, y uno de los juguetes estrella de nuestra infancia fue sin duda el yoyo.

Cuando yo era niño recuerdo que los juegos con los nos entreteníamos en el recreo del colegio iban variando por épocas, como si estuviesen supeditados a las modas. Jugábamos con canicas, cuerdas para saltar, máquinas Nintendo Game & Watch, deportes varios, yoyós. En realidad, más que a modas pasajeras, esta variedad de juegos la achaco más al fervor por la curiosidad y la experimentación a la que la edad nos empujaba con energía. Con cada nuevo juego aprendíamos algo, y poco a poco ayudaba a forjar la personalidad que rije en nosotros ahora que somos adultos.

Personalizando yoyós publicitarios para promocionar tu empresa

Por si has venido de un planeta muy lejano te diré que los yoyó tienen un mecanismo muy simple. Se trata de una pieza redonda en la que viene enrollada una cuerda en su interior. Colocamos y nuestro dedo corazón dentro del lazo del extremo de la cuerda lanzamos hacia el suelo de manera decidida la pieza redonda hacia el suelo. La física y la energía cinética harán el resto. El yoyó bajará, subirá y con mucha paciencia aprenderemos a hacer sorprendentes trucos. Si buscas en Youtube vídeos, se te quedarás con la boca abierta de las cosas que se pueden hacer con este juguete.

Ahora que has recordado cómo iba esto de los yoyó y lo divertido que es, estoy seguro de que te has decidido a pedirnos una buena cantidad de yoyós personalizables como protagonistas de tu siguiente campaña de regalos de empresa. Poder regalar alegría a tus clientes y que la asocien de este modo a tu marca, es una baza que debes aprovechar. Un yoyó promocional de madera natural marcado con tu logotipo es un precioso artículo de reclamo, aunque también puedes comprar esos juguetes en variados colores que encajen con tu colores corporativos para hacer combinaciones vistosas.

Si vas a casarte próximamente, antes de nada te deseo muchas felicidades, y tras la cordialidad permíteme ofrecerte un yoyo personalizado como regalo de boda. Te parecerá extraña esta proposición, pero si lo piensas bien puedes repartir los yoyó entre tus invitados a la boda y organizar una actividad con ellos. Tienes las risas aseguradas y tu fotógrafo va a agradecértelo captando momentos únicos en el día más feliz de tu vida.

No te olvides, pide el presupuesto del yoyó publicitario que más te guste, adjunta tu logotipo a tu petición y te escribiremos con el mejor precio junto con un boceto gratuito para que veas lo bien que van a quedar tus yoyós personalizados.