La ciencia del regalo

Hoy en día y cada vez más nos complicamos y nos volvemos más locos a la hora de escoger un regalo que queramos obsequiar. Y como todos sabemos, está muy mal visto regalar dinero en metálico aunque desde un punto de vista económico y de comodidad sea lo mejor para ambas partes. Cierto es que dependiendo de el grado en el que conozcamos a la persona, más o menos podemos tantear lo que le podemos regalar, y por supuesto va a depender mucho también del tipo de celebración, ya sea una boda, una comunión, un cumpleaños, una despedida de solteros regalaremos una cosa u otra.

Por ejemplo, en las despedidas de solteros, siempre se regalan artículos picantes o graciosos, que probablemente no tengan un uso específico si no el de hacer que la persona que recibe el obsequio esboce una gran sonrisa acompañada de una gran carcajada. Cuando se trata de una boda se puede regalar tanto a la parte que conocemos, como a la pareja que ha contraído el matrimonio, y suelen ser en muchas ocasiones utensilios de uso diario, electrodomésticos, ya que en la mayoría de los casos de los recién casados adquieren una propiedad y la querrán decorar, o reformar o simplemente llenarla de todas esas cosas que no tienen, vajillas, cuberterías, y demás utensilios.
En los bautizos se regala a los padres del niño bautizado, aunque normalmente se les regala esos artículos para el bebé, desde ropita, zapatitos, y todos esos complementos que una madre va a necesitar antes de que el bebé crezca lo suficiente como para autoabastecerse.

Los cupones regalo.

De todas formas, hay algo que cada vez más se ha ido poniendo de moda y son los Vouchers o los conocidos cupones regalo, que básicamente son unos trozos de papel con un valor monetario con el cual podemos adquirir un artículo o servicio en una determinada compañía, normalmente a la que pertenece el voucher. Este regalo cupón, en cambio, no está tan mal visto, a la hora de entregarse como obsequio y da a la persona que lo recibe la libertad de entrar a una tienda determinada y comprar lo que le apetezca.

Pero, ¿qué tipo de voucher sería un regalo original? Uno de los últimos cupones regalo que he visto, y la verdad que me han impresionado bastante, son los de Wimdu, una compañía que tiene su sede en en la zona centro de Berlín y que rápidamente se ha expandido en todo el mundo. Se dedica a hacer de intermediario entre arrendador y arrendatario en lo que a propiedades vacacionales o alquileres a corto plazo se refiere. Entonces, si estamos dispuestos a realizar un viaje y tenemos ese un cupón regalo de, digamos 200 euros, podemos adentrarnos en la plataforma virtual y gastarnos ese dinero en alquilar una propiedad o una habitación en Budapest, en el centro de Praga, en Palma de Mallorca o en cualquier parte del mundo donde nos dispongamos a viajar.

¿Original verdad? Ahora sólo nos falta buscar a algún amigo que nos regale el billete de avión.

No se aceptan más comentarios