Artículos promocionales para la playa

En estas fechas, la mayoría de [email protected] ha podido pisar la playa o bien está deseando poder hacerlo. Si bien es cierto que hay muchos y diversos lugares donde irse de vacaciones, pasar unos días en la playa parece que sigue siendo un destino tradicional y el favorito entre la mayoría de las personas. 

Cuando se llega a una de las muchas costas españolas, destaca la diversidad de visitantes; desde la familia al completo que lleva todo tipo de artículos y comodidades, al grupo de jóvenes que sólo han cargado con una toalla o a la persona que ha decidido pasar tranquilamente el día disfrutando únicamente de su compañía junto a un libro o algo de música entre baño y baño.

Algo que también llama la atención es el colorido de las costas. Si nos elevásemos y echáramos un vistazo desde arriba veríamos toallas, sombrillas, pelotas, hamacas, colchonetas, etc... de diferentes colores, estilos y tamaños. Este abanico de posibilidades no ha pasado desapercibido al mundo del marketing, usando todos estos artículos de playa como regalos promocionales totalmente personalizables con su marca, logo o nombre de empresa.

Así pues, en las playas pueden verse pelotas inflables de todos los colores y tamaños que nos recuerdan, mientras jugamos, esa marca a la que le compramos. Echando un vistazo alrededor, se pueden encontrar toallas de lo más variopinto, ya que además de las tradicionales de colores o imágenes, se añaden las que emulan a un juego de mesa o las que incluyen la almohada para mayor comodidad, y añaden una marca para que mientras nos relajamos también vaya actuando el reclamo publicitario... Yendo un poco más allá, para evitar la molesta arenilla, está la opción de la esterilla, la colchoneta o la silla de playa, completamente plegables, con bolsillos y de diferentes materiales y, por supuesto, también personalizables. ¿Y cómo sobrellevar el calor? Con una buena bebida fresquita y un refrigerio que también habremos llevado en nuestra bolsa isotérmica, ya sea específica para latas, grande para toda la familia o más ajustada para llevar los necesario. Y ¿dónde llevar todos estos artículos para pasar un gran día de playa? Pues en una buena bolsa de playa, valga la redundancia... Éstas también son de todo tipo, tamaño y colores, e incluso presentan objetos a conjunto.

Si nos paramos un momento, es probable que alguno o varios de estos artículos nos lo hayan regalado alguna empresa como detalle promocional o artículo publicitario.

Y es que, siendo realistas, qué mejor que ofrecer a los clientes, los actuales y los potenciales, un artículo promocional que vaya a usar, un regalo personalizado del que pueda disfrutar al aire libre, fuera del estrés y el agobio del día a día, un objeto práctico y “simpático” que asocie al relax y a las vacaciones... al fin y al cabo, una gran opción puede ser regalarle un artículo de playa totalmente personalizado...

No se aceptan más comentarios